12 —Si soy hombre de Dios —repuso Elías—, ¡que caiga fuego del cielo y te consuma junto con tus cincuenta soldados!Una vez más, fuego de Dios cayó del cielo y consumió al oficial y a sus soldados.