5 Cada sacerdote debe tomar el dinero de manos de su propio tesorero,a y usarlo para restaurar el templo y reparar todo lo que esté dañado».