29 Joaquín dejó su ropa de prisionero, y por el resto de su vida comió a la mesa del rey.