17 —En ese caso —persistió Naamán—, permítame usted llevarme dos cargas de esta tierra,a ya que de aquí en adelante su servidor no va a ofrecerle holocaustos ni sacrificios a ningún otro dios, sino solo al SEÑOR.