23 —Por favor, llévate seis mil —respondió Naamán, e insistió en que las aceptara.Echó entonces las monedas en dos sacos, junto con las dos mudas de ropa, y todo esto se lo entregó a dos criados para que lo llevaran delante de Guiezi.