25 Entonces Guiezi se presentó ante su amo.—¿De dónde vienes, Guiezi? —le preguntó Eliseo.—Su servidor no ha ido a ninguna parte —respondió Guiezi.