37 Me has despejado el camino;por eso mis tobillos no flaquean.