21 —Su Majestad —dijo Arauna—, ¿a qué debo el honor de su visita?—Quiero comprarte la parcela —respondió David— y construir un altar al SEÑOR para que se detenga la plaga que está afligiendo al pueblo.