4 Aunque vayan al destierro arriados por sus enemigos,allí ordenaré que los mate la espada.Para mal, y no para bien,fijaré en ellos mis ojos».