8 El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual se le permitió quemar con fuego a la gente.