5 levanté los ojos y vi ante mí a un hombre vestido de lino, con un cinturón del oro más refinado.