23 Pero no comerás la sangre, sino que la derramarás en la tierra, como si fuera agua.