22 “Maldito sea quien se acueste con su hermana, hija de su padre o de su madre”.Y todo el pueblo dirá: “¡Amén!”