25 porque ¿quién puede comer y alegrarse, si no es por Dios?a