9 Vale más lo visible que lo imaginario. Y también esto es absurdo; ¡es correr tras el viento!