29 —¡Bien dicho! —le respondió Moisés—. ¡Jamás volveré a verte!