5 —No te acerques más —le dijo Dios—. Quítate las sandalias, porque estás pisando tierra santa.