2 Trabajen durante seis días, pero el séptimo día, el sábado, será para ustedes un día de reposo consagrado al SEÑOR. Quien haga algún trabajo en él será condenado a muerte.