18 «Hijo de hombre, tiembla al comer tu pan, y llénate de espanto y miedo al beber tu agua.