Jerusalén, una vid inútil

1 El SEÑOR me dirigió la palabra: