48 Todos los mortales verán que yo, el SEÑOR, lo he encendido, y no podrá apagarse’”».