15 Sin embargo, Dios me había apartado desde el vientre de mi madre y me llamó por su gracia. Y cuando él tuvo a bien