14 En cuanto a mí, jamás se me ocurra jactarme de otra cosa sino de la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quiena el mundo ha sido crucificado para mí, y yo para el mundo.