32 Abraham volvió a decir:—No se enoje mi SEÑOR, pero permítame hablar una vez más. Tal vez se encuentren solo diez…—Aun por esos diez no la destruiré —respondió el SEÑOR por última vez.