11 Por eso Abimélec envió esta orden a todo el pueblo:—Si alguien molesta a este hombre o a su esposa, será condenado a muerte.