3 Toma, pues, tus armas, tu arco y tus flechas, y ve al campo a cazarme algún animal.