22 Pero Dios también se acordó de Raquel; la escuchó y le quitó la esterilidad.