40 De día me consumía el calor, y de noche me moría de frío, y ni dormir podía.