52 Ambos serán testigos de que ni tú ni yo cruzaremos esta línea con el propósito de hacernos daño.