30 Entonces Israel le dijo a José:—¡Ya me puedo morir! ¡Te he visto y aún estás con vida!