31 —¡Júramelo! —insistió su padre.José se lo juró, e Israel se reclinó sobre la cabecera de la cama.