21 Así que, ¡no tengan miedo! Yo cuidaré de ustedes y de sus hijos.Y así, con el corazón en la mano, José los reconfortó.