El sacrificio de Cristo, ofrecido una vez y para siempre

1 La ley es solo una sombra de los bienes venideros, y no la presenciaa misma de estas realidades. Por eso nunca puede, mediante los mismos sacrificios que se ofrecen sin cesar año tras año, hacer perfectos a los que adoran.