20 Por la fe Isaac bendijo a Jacob y a Esaú, previendo lo que les esperaba en el futuro.