4 En la lucha que ustedes libran contra el pecado, todavía no han tenido que resistir hasta derramar su sangre.