19 Tenemos como firme y segura ancla del alma una esperanza que penetra hasta detrás de la cortina del santuario,