22 La gente gritaba: «¡Voz de un dios, no de hombre!»