3 Así que después de ayunar, orar e imponerles las manos, los despidieron.