8 Al oír esto, la multitud y las autoridades de la ciudad se alborotaron;