39 En efecto, la promesa es para ustedes, para sus hijos y para todos los extranjeros,a es decir, para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios quiera llamar.