20 Mira a Sión, la ciudad de nuestras fiestas;tus ojos verán a Jerusalén,morada apacible, campamento bien plantado;sus estacas jamás se arrancarán,ni se romperá ninguna de sus sogas.