3 Al estruendo de tu voz, huyen los pueblos;cuando te levantas, se dispersan las naciones.