29 Porque has rugido contra míy tu insolencia ha llegado a mis oídos,te pondré una argolla en la narizy un freno en la boca,y por el mismo camino por donde vinistete haré regresar.