3 El extranjero que por su propia voluntadse ha unido al Señor, no debe decir:«El SEÑOR me excluirá de su pueblo».Tampoco debe decir el eunuco:«No soy más que un árbol seco».