15 No falta quien me pregunte:«¿Dónde está la palabra del SEÑOR?¡Que se haga realidad!»