5 Así dice el SEÑOR:«¡Maldito el hombre que confía en el hombre!¡Maldito el que se apoya en su propia fuerzay aparta su corazón del SEÑOR!