24 ¿Podrá el hombre hallar un esconditedonde yo no pueda encontrarlo?—afirma el SEÑOR—.¿Acaso no soy yo el que llena los cielos y la tierra?—afirma el SEÑOR—.