30 »Por eso yo estoy contra los profetas que se roban mis palabras entre sí —afirma el SEÑOR—.