40 Y los afligiré con un oprobio eterno, con una humillación eterna que jamás será olvidada”».