19 »Yo mismo dije:»“¡Cómo quisiera tratarte como a un hijo,y darte una tierra codiciable,la heredad más hermosa de las naciones!”Yo creía que me llamarías “Padre mío”,y que nunca dejarías de seguirme.